Cualquier smartphone es un Note

No es una errata. No es 8. Es 2018

Continue reading

Leave a comment

Boicot a los productos catalanes: la importancia de los comentarios
avatar

Llevo un tiempo siguiendo las noticias sobre el boicot a los productos catalanes. Es un tema realmente espinoso, una especie de tiramisú de basura sobre el que unos se dedican a deformar lo que dicen los otros hasta la náusea. Sea como fuere, lo que más me ha interesado no es lo que se dice, sino quién lo dice y cómo.

Noticia comentada

Hasta hace relativamente pocos años, la comunicación mediática era unidireccional y top-down. Los ciudadanos habíamos sido entrenados en demandar información, y los medios de comunicación respondían a esta demanda… guiados por sus patrocinadores: publirreportajes, contenido patrocinado, la publicidad encubierta y astroturfing. La línea editorial de cada medio y las monedas de cambio informacionales completan las fuentes principales del tono de la noticia que es publicable. Sea como fuere, antes de internet, el lector pasivo sólo tenía una salida: Contemplar, leer u oír las noticias, y callar. O soltar sus soflamas en el vendaval de la barra de un bar o de una mesa de café, las más de las veces totalmente condicionadas por lo que le habían alimentado desde sus medios durante años.

Este sencillo esquema ha funcionado hasta hace muy poco tiempo. La opinión pública se conformaba cada vez más por el bombardeo mediático por saturación que le habían enseñado a demandar al menos diariamente. Y no nos engañemos, sigue funcionando. Conocemos y recordamos aquello que los medios nos animan a conocer y recordar, y nuestras conversaciones parecen a veces dirigidas por ellos.

Sea como fuere, desde que la mayoría de la población consume su información en medios digitales, el panorama ha cambiado sustancialmente. Tenemos las mismas noticias de los medios, guiadas por los mismos intereses, pero su naturaleza ha cambiado esencialmente: al final de las mismas, la mayoría de los medios tradicionales y la totalidad de los nuevos medios digitales permiten los comentarios de los lectores dentro de ciertas normas de conducta.

Para los medios, el negocio es aparentemente redondo: sus patrocinadores les pagan como antes, y encima los comentarios animan a los lectores a entrar a las noticias (más cuantos más comentarios produzca) y a volver una y otra vez si realmente les interesan la noticia o sus comentarios. Cada nuevo visionado es una exposición a los anuncios y un clic potencial adicional en los mismos.

Los comentarios son demandados por un perfil mayoritario de lectores por una simple razón: al contrario que los contenidos “oficiales” o primarios, creados por un profesional y guiados por intereses de terceros, los comentarios son (teóricamente) creados por usuarios como ellos, de manera (teóricamente) gratuita y, sobre todo, objetivamente plural. Con los comentarios, los usuarios consumen más puntos de vista y, posiblemente, encuentren más refrendo a sus posturas debido al sesgo de confirmación.

El problema reside en que, más allá de la simple gestión de las barbaridades (borrar mensajes amenazantes, insultantes, etc.), la gestión de estos comentarios no es sencilla en absoluto. Si se censuran de forma demasiado activa o descarada, se corre el riesgo de espantar no sólo al comentarista, sino a los lectores que no comentan pero que demandan los comentarios. Por lo tanto, hay un margen inevitable de “dejar hacer” a los comentaristas desde el medio.

Esto no es perjudicial en absoluto para los medios cuando la noticia encaja suficientemente bien en las expectativas y valores de su perfil de lector. Hay que pagar el precio de que una minoría de comentaristas encuentran una poderosa motivación en ir a comentar a periódicos de signo contrario para provocar polémica, pero hasta ahora parece asumible.

El problema se da cuando ocurre una disonancia entre ese perfil y la noticia o su tono. Por ejemplo, en los dos últimos meses, hemos podido encontrar un gran número de noticias sobre el boicot a los productos catalanes. Lógicamente, esos contenidos han encontrado patrocinio de los agentes que quieren disminuir dicha conducta perjudicial. Sin embargo, ninguna de las narrativas ha sido eficaz para evitar que un número abrumador de comentaristas aprovechara cada noticia para exponer la posición contraria, el apoyo al boicot. El mensaje central de los pro-boicot es simple y funcional: “si tanto habláis de esto, es porque hace daño. Vamos por el buen camino”.

Hasta hace relativamente poco, con una campaña de prensa adecuada se podía controlar un problema de opinión pública. Y, en líneas generales, sobre temas quizá no muy sensibles para una determinada población, creo que sigue siendo posible. El problema está en que si hay un número suficiente de comentaristas motivados, esto no sólo deja de ser posible sino que, al contrario, produce un efecto contrario al pretendido.

Las noticias que se redactan en contra de un sentir importante generan un efecto Streissand realimentado. Como el mecanismo de campaña mediática está muy bien engrasado y preparado, el resultado para casos como el del boicot al de los productos catalanes es que se siguen publicando contenidos en contra de dicho boicot, con total independencia de lo que demuestran los comentarios. Esto genera cada vez más participación, más comentarios y más madurados y afinados, captando la atención de otros lectores que hasta un momento dado no se habían tomado esta cuestión en serio.

Es evidente que este camino es un boomerang perfecto que sólo incrementa el daño ya existente. El control de daños, o incluso el aprovechamiento de beneficios inesperados, exige una aproximación radicalmente distinta a la de ignorar a TU comentarista o, peor, llamarle imbécil o algo peor.

Leave a comment

VR, AR, vídeo y foto 360, vídeo 180 estereoscópico (I)
avatar

En Online and Offline llevamos un tiempo trabajando en herramientas y métodos que ayuden a nuestros clientes a evaluar las herramientas de realidad virtual, realidad aumentada, “mixed reality” y vídeos 360 y 180 estereoscópicos. Estamos trabajando tanto en la detección de oportunidades, como en la detección de barreras para la adopción de soluciones y las vías de superación de dichas barreras, como en la evaluación de la experiencia de usuario durante el desarrollo de un producto o experiencia VR o AR.

Os contamos todo esto porque, en las próximas semanas o meses, iremos publicando noticias y análisis en el blog corporativo con esta temática. Creemos que es un tema importante para comunicar porque está en un momento dulce. Muy posiblemente, algunas de estas novedades serán la siguiente “Big Thing” debido a varias razones. Entre ellas:

  1. La industria necesita ese gran salto. Las ventas de los segmentos principales están estancadas, si no retrocediendo, debido a que se ha culminado la adopción de PCs de sobremesa, portátiles, tablets y smartphones. Con los mercados saturados, los equipos se adquieren en ciclos naturales de reposición… si es que se hace. Si es que no se prolonga la vida útil del equipo hasta que no hay alternativa, o si es que no se abandona el uso del equipo (e.g. equipos de escritorio), por otras soluciones al menos adecuadas, y más económicas.
  2. Todos los grandes de la industria han dado un paso al frente y están posicionándose.
    1. Microsoft ha hecho de su “mixed reality” su gran apuesta por la innovación en la interfaz de usuario. Se trata de una revolución en la metáfora, que pasa de ser un escritorio tradicional a un entorno 3D en el que interactuar con las aplicaciones. En su extremo superior, las hololens, las aplicaciones y objetos se superponen al entorno real en vez de a un entorno simulado.
    2. Google fueron los primeros con Google Glass, aquél dispositivo pionero de realidad aumentada que mostraba información simple al usuario. Se adelantaron a su tiempo, la tecnología no estaba lista y distintas barreras (como la privacidad), impidieron que despegara (aunque ahora está resucitando para empresas). Luego siguió google tango, una plataforma que permite que smartphones o tablets dotados de cámaras extras y giroscopios especialmente precisos creen mapas 3D de entornos cercanos, bien para su medición o bien para sobreimponer objetos de realidad aumentada sobre ellos. Esta plataforma tampoco ha acabado de despegar, pero al tiempo han creado daydream, que es un conjunto de especificaciones y una plataforma sencilla para transformar un smartphone de alta gama en un dispositivo básico pero efectivo de realidad virtual. Ya hay un cierto número de smartphones compatibles, y los visores tienen un coste económico, con lo que ha experimentado cierta aceptación. En breve saldrán al mercado modelos dedicados de daydream, que no necesitarán smartphone, y habrá que ver cómo son acogidos por el público consumidor, que en principio es su target. Y, por si fuera poco, acaban de lanzar ARCore, una recreación de las capacidades de tango adaptadas a las limitaciones de los smartphones convencionales y en competencia con…
    3. ARKit de Apple. En algunos casos, Apple es la última en llegar a una fiesta, pero suele entregar productos funcionales y goza de un público fidelizado. Tanto ARCore como ARKit se basan “sólo” en software y en las capacidades de su hardware generalista (cámara y la capacidad de cálculo de su GPU) para superponer objetos o información sintéticos sobre la realidad que capta la cámara y, sobre todo, sobre superficies planas. Su gran fortaleza es que ofrecerán capacidades satisfactorias de realidad aumentada a todos los usuarios de smartphone de gama alta (o, más adelante, media).
    4. Facebook compró oculus. De golpe y porrazo se encontró con uno de los actores más dinámicos en realidad virtual. Empezaron con su equipo pionero, las oculus rift (de las que hablaremos en breve) y que permiten una de las dos experiencias más avanzadas y completas en realidad virtual (necesitan un PC potente), pasaron a incorporarle experiencia táctil con sus oculus touch y oculus sensor, para a continuación buscar una experiencia más básica y al alcance de más usuarios con los adaptadores samsung gear vr para smartphones de esa marca, y en pocos meses lanzarán un equipo dedicado y de precio contenido, las oculus go. Toda esa significativa inversión de tiempo y recursos se debe a que Facebook ha situado a la realidad virtual como una de sus máximas prioridades, siendo Facebook spaces el siguiente gran paso que espera que den sus usuarios. Por cierto, no os mostramos ningún video de oculus o de htc vive, porque por experiencia sabemos que no hacen justicia en absoluto a la presencia inmersiva que supone usar estos dispositivos.
    5. HTC sacó un visor de realidad virtual en directa competencia con las Oculus Rift, el HTC Vive. Es un equipo que salió al mercado con la ventaja de disponer de unos mandos táctiles de los que la competencia carecía al principio, y encima está aliado con steam, la mayor tienda de videojuegos para PC. Juntos conforman una plataforma de juegos de primera magnitud, steam vr, y de hecho HTC Vive parece estar orientada para el consumidor final y, sobre todo, para juegos. HTC se ha aliado con Google para producir un producto equivalente al oculus go, el vive standalone vr.

Se podrían señalar precedentes de la industria buscando la siguiente “big thing” y fallando (como las TV 3D) o no despegando (como los smartwatches). En el primer caso, se trata de un dispositivo comparativemente más de nicho y con una limitación insuperable (la necesidad de gafas individuales para cada espectador); en el segundo, sus funcionalidades se solapan con las de un dispositivo previamente adoptado, el smartphone, y realmente sólo ha triunfado con deportistas y parcialmente con personas aquejadas de dolencias concretas.

No podemos conocer el grado de éxito que van a obtener tanto los dispositivos de realidad virtual como los de aumentada. Tiene que aparecer la primera killer app, la solución evidente para un problema evidente que suponga un salto significativo respecto a lo que había previamente. Para el caso de los smartphones, es obvio… a posteriori: mensajería, mapas y un enorme etc. Para ciertos dispositivos de realidad aumentada, posiblemente aumenten el rendimiento y la seguridad de los trabajadores en distintos puestos de campo en los que el manejo de un dispositivo de mano ralentiza y llega a ser engorroso, aunque está por ver si son adoptados en número suficiente. Para dispositivos de realidad virtual, tiene que surgir la primera aplicación que, en un smartphone, suponga un salto de experiencia suficientemente importante.

Sea como fuere, es excitante. Vaya si lo es. Hay una amplia variedad de caminos por los que estas soluciones pueden adquirir tracción y ser disruptivos en ciertos usos y mercados. Desde nuestra posición de analistas de experiencia de usuario, barreras de uso y oportunidades por explotar, tenemos claro que en los próximos años hay que estar ahí: atentos, actualizados, dedicando tiempo a pruebas reales para que sean los datos y no los prejuicios los que guíen nuestras decisiones.

Vivimos tiempos interesantes pero, para variar, no es una maldición. Muy al contrario.

Próximamente, abordaremos un caso concreto: los vídeos y fotos 360 y 180 estereoscópico.

Leave a comment

¡Es hora de dejar atrás las máquinas de escribir!
avatar

Llevo muchos años sin trabajar con un procesador de texto WYSIWYG, tipo word o libreoffice writer. Lo más cercano que empleo a esto es Google Docs. Google Docs conserva (desgraciadamente, diría yo) algunos elementos de WYSYWYG, como la metáfora del folio, pero por otra parte es mucho más sencillo y limpio que Libreoffice writer, por ejemplo. Como quiera que sus recursos de colaboración son de lo mejor que existe en la actualidad, me compensa sobradamente a la hora de trabajar con borradores en un equipo de trabajo.

He tenido que trabajar con libreoffice TODA una tarde. No soy precisamente nuevo en esto: mi tesis doctoral de 2004 está producida íntegramente en openoffice, y es de bien nacidos ser agradecido con el producto que salvó mi trabajo cuando word 2003 corrompió sin remedio la hoja de estilos.

Sin embargo, ha llovido mucho. 12 años, concretamente. Desde aquel entonces, me he acostumbrado a trabajar de otra manera que no tiene nada que ver.

Cuando redacto para mí, o cuando produzco por mi cuenta textos mínimamente largos, empleo texto plano. Lo único que me importa es el recurso enfático (negrita o cursiva), los títulos de sección y la inclusión de algún gráfico si procede. Todo lo que supere eso me estorba en el proceso de creación y de organización, y obviamente no lo hago.

Para esto, me basta con markdown. Este lenguaje ofrece las marcas sencillas necesarias, y es convertible a cualquier otro formato con pandoc o con otras utilidades. En otras ocasiones, redacto en LyX por su admirable WYSIWYM. Lo único que hago es texto corrido (99,9999% del trabajo), secciones, enfáticas e imágenes. Ya sé por experiencia (aunque tarde para la tesis, lástima) que cuando toque producir el PDF final, va a ser siempre perfecto.

La experiencia con writer ha sido aleccionadora. Qué increíble cantidad de funcionalidades innecesarias para las operaciones creativas de escritura. Salvando las distancias, es como emplear una linotipia para escribir una novela, en vez de para maquetarla. La vista se me iba a las opciones, de poco acostumbrado que estaba, y no controlaba de forma inmediata cuestiones obvias como el sangrado.

La historia de WYSIWYG es conocida. Entró como una tromba en las oficinas porque imitaba la interfaz visual de la máquina de escribir, y superaba apabullantemente a las hasta entonces imprescindibles máquinas de escribir. Entró por familiaridad, y ahí se quedó, incluso con la regleta de tabuladores de hace 40 años.

Las generaciones de este siglo desconocen el empleo de una máquina de escribir… pero siguen enfrentándose a esa interfaz

Es estúpido. No tiene sentido. Se pierde el tiempo y hay distracciones onerosas para el siempre exigente proceso creativo.

Ya vamos con demasiado retraso. Quinta tras quinta, dos generaciones enteras, se han formado en WYSiWYG. Han aprendido (o aprendido) a maquetar a la vez que escribían. Han prestado demasiada atención a la forma, y demasiado poca a la estructura del contenido. En demasiadas ocasiones se comprueba el trabajo tipográfico innecesario (porque, de todas formas, no acaba bonito a la vista), y que el o los autores no han cuidado la estructura lógica de las secciones, o la simple regla de una idea – un párrafo.

¡Es hora de dejar atrás la máquina de escribir!

¡Es hora de que los PC sirvan como herramienta eficiente de ESCRITURA!

Leave a comment

¿Qué era y qué es una noticia?
avatar

Una noticia es una pieza de información sobre una novedad reciente y relevante. Lo de reciente, en teoría, es objetivo. Sin embargo, lo de relevante tiene su miga. Hay una decisión del redactor, primero, y del editor, después, que le filtra al lector lo que es relevante. Lo que le está permitido conocer, si nos ponemos duros.

O lo poco que llega a conocer, porque son pocas las noticias que leemos con atención, y no muchas más las que pasamos del título y el antetítulo. La redacción del titular es, de hecho, la elección más importante para presentar una noticia.

La tercera decisión sobre las noticias es cómo se cuenta. Me atrevería a afirmar que los hechos fríos son importantes para una minoría menguante. Parece que la mayoría los quiere trufados con opinión, cuando no con soflama, que les confirmen en sus visiones o en sus prejuicios.

Qué se decide contar, cómo se titula y cómo se cuenta acaba conformando, noticia a noticia, una parte decisiva de la visión del mundo y de la ideología de los ciudadanos. Los que leen periódicos de una tendencia no se acaban enterando de lo que no cuentan “sus” periódicos, y lo que ¿conocen? está decisivamente condicionado por las decisiones de los dueños de “sus” periódicos.

Así las cosas, antes de la Internet madura aquí acababa la historia. Un perfil importante de la población conformaba su visión del mundo mediante la lectura de un número reducido de periódicos de gran tirada.

El panorama ha cambiado radicalmente en los últimos años, aunque seguimos bajo el sesgo a menos que nos resistamos: si no hacemos el esfuerzo de leer distintas cabeceras y comparar, “nuestros” periódicos seleccionarán qué es relevante para nosotros, encabezarán cada noticia tratando de provocar en nosotros una reacción determinada y desarrollarán esa reacción con la forma específica con la que nos contarán la noticia.

O, últimamente, la “noticia”. Por ejemplo, en esta eterna y cansina campaña electoral, “nuestros” periódicos nos han llegado a presentar lo que un político de menos de 40 años opina sobre Laudrup como noticia merecedora de portada. La enorme suma de este tipo de “noticias” me ha llevado a asumir que quienes las lanzan (una gran cantidad de medios) quieren que esos políticos sean noticia de forma constante, y si no hay noticias relevantes, no les queda otra que hacer relevante lo irrelevante.

El cambio revolucionario se debe a dos factores:

  1. Internet permite la existencia de un número mayor de medios de comunicación. No hablemos ya de los millones de blogs o los zillones de timelines de las redes sociales. No, la bajada de costes que supone la publicación online es tan brutal que, junto a las cabeceras tradicionales, han surgido unas cuantas decenas de cabeceras online, los llamados ‘confidenciales’. Estas nuevas cabeceras han logrado captar un número significativo de lectores tomando decisiones radicales sobre lo que cuentan, sobre lo que no cuentan y sobre cómo lo cuentan. Siendo como soy lector de algunos de estos confidenciales, no dejo de reconocer que exacerban la tendencia previa de privilegiar la opinión sobre el hecho. La radicalidad de las decisiones editoriales obedece a que la competencia por la atención y el tiempo del lector es cada vez más dura, pero de ello resulta una radicalización de visiones del mundo que tiene que preocupar a las personas mesuradas.

  2. Internet permite a los usuarios comentar las noticias. Esta participación da un nuevo valor radical a la información, y dejando aparte modas estúpidamente soberbias de negar el pan y la sal a los comentaristas porque “son incontrolables”, lo cierto es que los comentarios están para quedarse. Y lo están porque una mayoría de los usuarios redondeamos la noticia con las opiniones que comparten otros usuarios al final de las mismas.

Los comentarios abren una nueva y poderosa vía de manipulación y conformación de las visiones del mundo, las ideologías y los prejuicios. Al asumir que estos comentarios son de otros lectores y no del medio, es tentador bajar la guardia y leerlos como quien escucha una inocente conversación en un bar. Precisamente por ello, quien puede pagar y/o organizar a grupos de comentaristas profesionales o al menos dedicados invierte un esfuerzo significativo en comentar el número suficiente de veces como para tratar de conformar una opinión mayoritaria sobre la noticia. Nuestro humano gregarismo va a tentarnos a aceptar esa opinión mayoritaria, sobre todo si no choca con nuestra visión del mundo. En algunos casos, puede que hasta nos haga cuestionarnos una parte de nuestras creencias. Si mantener activos a los convencidos ya es un valor, la posibilidad de que una parte de los lectores cambien de opinión es lo suficientemente importante como para invertir muchas horas/hombre y mucho dinero.

Mejor aún, es barato. Si un medio online es mucho más barato que uno tradicional por los recursos que necesita para llegar a la población, y porque menos periodistas lo mantienen con sueldos cada vez más magros, aún es más barato pagar a unas pocas personas para que comenten las noticias. Tan barato, que a veces es gratis: un número reducido de profesionales puede dedicar su tiempo a activar a un número mucho mayor de activistas voluntarios, que donan su tiempo y esfuerzos a “la causa”. Los comentaristas organizados y pagados parasitan los medios online: no tienen que pagar a un redactor para que prepare la noticia, sino que por mucho menos dinero obtienen un efecto en el lector comparable a la noticia, si no mejor.

Efectos mejores: reforzar decisivamente una noticia favorable, o compensar una noticia desfavorable a la que los lectores de la misma cuerda se hayan “atrevido” a entrar. Evidentemente, será raro que los comentaristas de signo opuesto influyan a un lector, pero será hasta previsible que refuercen las convicciones de los de la misma cuerda.

Lo más triste y preocupante de todo es que tanto lo antiguo como lo nuevo, tanto la noticia tradicional como lo que ha cambiado por medio de los comentarios, están primariamente dedicados a conformar corrientes de opinión y visiones del mundo. La competencia por captar la atención, primero, y la convicción, después, es más fuerte que nunca. La aparición cada vez más frecuente de “noticias” inanes y hasta absurdas para mantener a ciertos políticos en el centro de atención constante se me ha reunido con la creciente agresividad y frenesí de actividad de las “brigadas de Internet” en la sección de comentarios, y el resultado es preocupación y sensación de asfixia acumulada.

Cada vez tengo que hacer más esfuerzo para filtrar y descartar los esfuerzos de manipulación. He ido renunciando a distintas cabeceras por no soportar más esta manipulación, y el tiempo disponible me lleva a leer portada y titulares de los medios que comparo.

¿Para qué seguir luchando? ¿Para qué penar por esta jaula de grillos que es la información contemporánea? Si mi trabajo me obliga a mantenerme al día sobre ciertas áreas, no ocurre otro tanto con mi vida personal… salvo porque tengo que estar preparado para identificar y trazar las opiniones de mi entorno hasta el origen manipulador. Me tienta cada vez más seguir el consejo de Nassim Taleb y renunciar todo lo posible a los periódicos, porque mi tiempo es crecientemente limitado y me agota tener que luchar contra este estado de cosas.

Leave a comment

¿Qué es el Real Madrid?
avatar

Disclaimer: lo que va a continuación es un análisis cultural. Si el Real Madrid – mi equipo – produce rechazo, lo mejor es ahorrarse sufrimientos y no seguir leyendo

Comenzaré posicionándome: el fútbol me produce reacciones tibias las más de las veces. No me va la vida en ello ni me desgañito si mi equipo pierde. No tengo particular manía ni odio a ningún otro equipo, porque tal posición me parece profundamente irracional. Además, me entristece el coste de oportunidad que representa el fútbol para España: los millones de euros invertidos en fútbol no van a otros objetivos más necesarios y de más recorrido.

Dicho esto, no puedo evitarlo: el Real Madrid es una parte esencial de mis raíces. Cuando lo veo jugar, me transformo y vocifero para bien y para mal. Es mi raíz porque mi padre es madridista, y mi abuelo y su hermano mayor eran madridistas y, antes de ellos, ser madridista era imposible. Véase.

carnet Real Madrid Luis Chulilla

Ese señor era mi abuelo Luis, que en paz descanse. Socio nº 23, como podemos ver. No dispongo del carnet de su hermano mayor Julio, socio nº2. Su hijo Julio hace una semblanza de Julio Chulilla Gazol que cuenta, mejor de lo que podría hacerlo yo, esa relación identitaria de la familia.

DELANTE DE LA VALLA

Por Julio Chulilla Sainz

Vine al mundo el 23 de abril de 1923. Mi padre, madridista de pro, se encontró con dos momentos difíciles: el nacimiento de su hijo y la inauguración del campo de Ciudad Lineal. Metió tanta prisa que pudo llegar a ambas cosas: yo nací a las 13:15 y el partido empezó a las 16:00 con su presencia ¿qué pensaría mi madre? Y eso que era su primer hijo. Esta es la historia. Un estudiante de aduanas, llamado Julio Chulilla Gazol, tenía otra pasión: el fútbol.

Era tanta su ilusión que dejó los estudios y empezó a jugar en distintos equipos: la Gimnástica, el Iberia y, por último, el Madrid F. C. Dado que el deporte no daba para mantener una familia puso una imprenta en la calle Pelayo, 46 llamada Tipografía Hispana, donde se empezó a editar la revista deportiva Madrid Sport. Del negocio no entendía nada, solamente la parte comercial. Tenía muchos clientes ya que era pequeño de estatura pero grande de corazón.

El trabajo aumentaba y en 1921 se asoció con Felipe Angel Rodríguez, también socio del Real Madrid, con el número 31. Se trasladaron a la calle Torrecilla del Leal, 17, con el nombre comercial de Chulilla y Angel. Quien se dé una vuelta por allí todavía podrá ver el local. La vida deportiva del “ratón” Chulilla, uno de los fundadores del Club y socio número 2 en el Madrid de entonces, fue de 1905 a 1912. Después el club le demandó más responsabilidad: la secretaría, en la que estuvo de 1912 a 1924. Dado que venía con los motes, le llamaban «el perpetuo».

Para imaginarnos lo que era el Madrid en esa época, tenía el despacho de la secretaría en una habitación de su propia casa. Pero su “amor” hacia el club era tanto que quería meternos a todos ese entusiasmo y como no podía ser de otra forma, empecé a ir al campo del Madrid con cuatro años. Nos colocábamos detrás de la portería y yo aprovechaba a ponerme delante de la valla y, bajo la atenta mirada de mi padre, recoger los balones que salían del terreno de juego. Es difícil olvidar, además, que en esa zona estaba el marcador y el gran reloj de Coppel.

Con 15 años empecé a tener más relación con el Real Madrid. Era nuestro principal cliente y, como buen aprendiz que había empezado a ser, tenía que estar a lo que me mandaran; me tocaba llevar los trabajos, carteles y billetajes a las pequeñas oficinas del club, que se convirtieron en nuestra segunda casa. Si me cruzaba con D. Santiago Bernabéu por algún despacho, siempre me decía “«hola hijo, da un abrazo a tu padre que es muy grande»”. Así llegó el 7 de enero de 1960, día en que falleció mi padre.

El Madrid envió una corona y fue D. Santiago a casa a darnos el pésame. A mi madre le dijo: «mientras yo siga en el Madrid seguiremos trabajando con su imprenta» y así se cumplió. Los cambios en las directivas del Club, después del fallecimiento de D. Santiago, hicieron que poco a poco su palabra se dejara de cumplir. En abril de 1984 hicimos el último trabajo para el Real Madrid; el haber trabajado para él en exclusividad hizo que el negocio se cerrara.

Por ello y siendo socio número 612 me di de baja, pero a pesar de todo, el plomo, la tinta y la sangre madridista todavía corren por nuestras venas. Que esta historia y mi padre el “ratón”, por un lado, y el “perpetuo”, por otro, ocupen el lugar que corresponde en este año del centenario del Madrid Football Club.

Julio Chulilla Sainz es hijo de Julio Chulilla Gazol, fundador del Madrid «Foot-ball Club».

Me disculparéis que cite textualmente la parte que corresponde del artículo de El Mundo. Me he sorprendido recientemente con la desaparición de un artículo que publiqué hace 14 años y, como quiera que me importa mucho este tema, no corro riesgos.

Imaginaos cómo ha sido mi infancia. El madridismo en mi familia no se discute: se transmite. No pocos de los cuentos familiares tienen al Madrid como contexto, en una relación larga y emocionalmente irrompible. A veces me disgusta la dedicación de mi padre al fútbol, pero luego recuerdo las tardes que pasó con su padre en Chamartín y lo entiendo, vaya si lo entiendo.

Entenderéis que el Madrí no es para mí el equipo de los galácticos. No conecto con la empresa globalizada que es hoy, y probablemente mi forma de sentir el equipo tenga profundas diferencias con no pocos de los demás madridistas. De hecho, sólo este 2016 he tenido una camiseta del Madrí, porque mi nene está intenso y encendido con los colores y me arrastró, por así decirlo. Ojo, eso no quita para que, cuando el Madrí gana algo y me voy a pasear por la calle, comparta la alegría con otros madridistas cuando nos gritamos “¡Hala Madrí!” o tocamos el soniquete correspondiente con el claxon.

Si mi Madrí no es exactamente el Real Madrid actual (aunque sí en esencia), la distancia con el Real Madrid globalizado es mucho, mucho mayor. Los días posteriores a la undécima me impresionó mucho ver estas fotos:

real madrid iraq

Que viene de esto:

Este mundo globalizado, en el que el Real Madrid es también un producto altamente exitoso, ha traído consigo peñas madridistas hasta en los lugares más insospechados (como éste, ahí es ná). Uno esperaría que en un país destrozado como Irak la gente no tiene tiempo o necesidad de seguir al Madrid, pero al final su realidad se hace más llevadera cuando ven un buen partido. El deporte rey genera emoción más allá de las barreras idiomáticas y culturales.

Por si alguno no supisteis de ello, el 12 de mayo de 2016 el Daesh atentó contra una peña madridista en la ciudad de Balad, Irak, matando a 12 de los allí reunidos. El siguiente partido de liga, el Real Madrid portó brazaletes de duelo en recuerdo de sus seguidores asesinados. Ese gesto elemental, obligado, causó un fuerte impacto en los iraquíes, como podemos ver en la foto de los cadetes.

Los supervivientes del atentado dudaban en reunirse para ver la final de la Champions. Esa duda lo que hizo fue transformar para ellos al Real Madrid: ver la final era honrar a sus muertos y demostrar a la escoria inmunda que, como dijeron, la vida es más fuerte y no tienen miedo. El 29 de mayo, los amigos de los fallecidos volvieron a su peña para ver el partido, y gritaron tanto como nosotros por la victoria. Esos iraquíes madridistas han hecho del Real Madrid algo mucho más grande de lo que es para la mayoría de los aficionados globales, y me atrevería a decir que tan grande como lo es para mí.

Hay un mundo y más de un siglo de distancia entre el Madrid Football Club de mi abuelo y su hermano mayor, y el Real Madrid de victorias celebradas por los iraquíes. Mi Madrí ha acabado siendo más polisémico de lo que cualquiera habría imaginado hace 40 años. Hace mucho que dejó de ser de unas cuantas centenas de familias para pasar a ser de media España, y los éxitos internacionales le han impedido seguir siendo un fenómeno sólo nacional o aún europeo.

Ya sé que hay por medio miles de millones en márketing, en consumo de masas, en imagen corporativa. Me da exactamente igual: es imposible que no me emocionen mis historias familiares, y también se me humedecen los ojos al ver a esos iraquíes entusiasmados con mi equipo.

¡Hala Madrí!

 

4 Comments

El blog colectivo de Realidades
avatar

evento blog realidades_020616

El pasado 2 de junio por la tarde, en el Casino de la Reina de Madrid, se celebró un evento: el post 500 del blog de la Asociación Realidades. Un evento importante porque el blog de Realidades no es un blog al uso, hecho por profesionales o por personas particulares que encuentran en su propio blog una ventana al mundo para expresarse. El blog de Realidades es un blog colectivo.

Colectivo significa que en él participan muchas personas, no siempre las mismas, y todas ellas con su propia voz. Su gestión, por tanto, no es sencilla. Pero como tampoco lo fueron su nacimiento y sus primeros pasos. Requirieron una fuerte dosis de confianza: confianza en que el proyecto era útil, confianza en que iba a aportar a sus protagonistas una voz que en ese momento no tenían; confianza en que su naturaleza colectiva, a pesar de las dificultades que pudiera ocasionar, daría sus frutos.

Y los ha dado. Aquí estamos celebrando el post 500 y, según comentaron en la mesa, con la mirada puesta en la próxima celebración del 1000. No será fácil, pero de dificultades, y cómo vivir con ellas, saben muchos los blogueros de Realidades; la mayoría, personas sin hogar.

¿Qué pintamos nosotros en esta historia?

Cuando entramos en contacto con la Asociación Realidades, en 2010, estábamos embarcados en el proyecto eMadrid, de empoderamiento digital de colectivos. Trabajamos durante aquel proyecto con todo tipo de colectivos: personas con gran discapacidad física, personas sin hogar, asociaciones de voluntariado, educadores, personas mayores sin contacto con Internet… Recordemos que, por aquel entonces, mucha gente desconocía lo que era un blog; las personas no iban por la calle whatsappeando con sus smartphones; y no “todo el mundo” subía vídeos de gatitos a youtube.

En seis años el panorama ha cambiado mucho: si bien la exclusión digital se mantiene pertinaz (y ahora más oculta bajo el velo del “todo el mundo sabe, todo el mundo puede”), Internet ya es parte real e indiscutible de nuestra sociedad. Las personas que hablaron durante el evento, personas sin hogar colaboradoras en la actualidad del blog de Realidades, no necesitaron explicar a los asistentes qué era un blog; se daba por sabido.

En 2010 no era así. Había que entender qué era un blog y qué lo diferenciaba de una página web estática (lo más frecuente en presencia web institucional). Nosotros aportamos esa formación inicial, por supuesto; pero la cosa no quedó ahí. O, mejor dicho, ahí no estuvo el verdadero reto, como bien recordarán quienes vivieron aquellos primeros momentos.

trabajando en Realidades

Si la apuesta que hicieron en la Asociación de iniciar un blog, que exigía actualizaciones periódicas, ya fue un salto, lo verdaderamente extraordinario y difícil fue decidir que el blog fuera la voz de los verdaderos protagonistas de la Asociación Realidades, las personas sin hogar. Y en esa decisión y en cómo encauzarla estuvimos nosotros, desde la experiencia que veníamos acumulando de empoderamiento de colectivos a través de la tecnología. Adaptamos nuestras buenas prácticas con blogs, desarrolladas trabajando con distintas organizaciones, a las circunstancias de Realidades.

La presencia online de cualquier organización tiene siempre el mismo núcleo y se enfrenta a problemas comunes y básicos, también los mismos. Más allá de las herramientas escogidas y su formato, el problema central es que la organización va a dotarse de voz, y esa voz va a encauzar sus demandas, propuestas y objetivos. Las personas detrás de esa voz se enfrentan siempre a unas elecciones delicadas, sutiles, pero fundamentales. Sólo la receta adecuada permite ser fieles a la organización, colaborar en sus objetivos y mantener tanto las ganas dentro, como la atención desde fuera.

Había mucha incertidumbre: ¿Cómo dar voz sin arriesgar la imagen de la entidad? ¿Cómo animar a la participación? ¿Era razonable plantear algún tipo de censura? ¿Había que permitir que cada cual tuviese su usuario y publicase directamente en el blog o era mejor que los participantes enviasen sus aportaciones a un administrador que fuera quien diese el visto bueno y publicase los contenidos “aptos”?

más trabajo en Realidades

En Realidades, trabajaron mucho estas cuestiones; reflexionaron en serio y entre todos los colaboradores: usuarios de la organización y trabajadores. Y el resultado de esa reflexión fue el que puede ver ahora cualquiera que acceda al blog: un importante historial de publicaciones y una lista no menos importante de colaboradores, todos ellos con su propio usuario, con su propia voz, hablando al mundo directamente, con sus propias palabras. ¡Enhorabuena!

blog de realidades_listado participantes

Un blog permite acumular

Un detalle aparentemente pequeño, pero esencial: el blog de Realidades, la voz de sus protagonistas, se mantiene y crece en el tiempo. Es muy sencillo consultar su historial, cómo ha ido creciendo y evolucionando. Este resultado es posible con un blog, pero no con redes sociales, y es importante tenerlo en cuenta si queremos contarle al mundo no sólo quiénes somos sino quiénes hemos sido. Si nuestros temas le interesan lo suficiente a una persona de habla hispana, es perfectamente posible que empiece a recorrer hacia atrás las publicaciones del blog… porque podrá hacerlo.

Durante el evento, explicaron cómo organizan actualmente la actividad del blog y nos parece muy correcta: cada semana, los participantes se reúnen para debatir algún tema, planteado la semana anterior; acuden ya a esa reunión habiendo preparado individualmente la sesión, buscando información al respecto y reflexionando. Así, el debate en grupo ya es productivo de partida y da sus frutos: posts para el blog, que crece con cada reunión, con cada discusión y con cada intercambio de ideas entre personas de las que sólo se puede decir una verdad incontestable: ¡saben lo que es la vida!

In memoriam

Para finalizar, nos unimos al homenaje que hicieron durante el evento a Luis, el autor de buena parte de los dibujos que pueblan el blog y, en particular, del que luce en su cabecera. RIP.

blog de realidades_dibujo de luis

Dibujo de Luis. Cabecera del blog de Realidades

 

 

Leave a comment

Ellos y nosotros
avatar

En un hilo antiguo de un foro perdido, encontré hoy esta aportación:

ellos y nosotros_mediavida_031013

Se refería este usuario al impacto de la factura de la luz sobre la economía doméstica.

Su comentario sería el típico que podría escucharse en la barra de un bar, o en la parada de un autobús, o en la cola de la carnicería… Un típico comentario, aparentemente baladí, sin trastienda; expresando una idea aparentemente universal, compartida por cualquiera que tenga una mínima sensibilidad social. Un comentario ante el que se esperaría un asentimiento gestual por parte de los oyentes, acompañado de lugares comunes del tipo: “más razón que un santo”, “desde luego”, “si es que… ¡ya te digo!”, “la leche”; o un poco más osados, añadiendo algún juicio de valor: “si es que son unos ladrones”, “ellos bien que se llenan los bolsillos y los demás, a aguantarnos”, o cualquier otro comentario que se os ocurra.

Pero, ¿qué pasa si nos detenemos a analizar la frase? ¿Qué ocurre si hacemos una lectura pausada? Que descubrimos que tiene más sustancia de lo que parece.

En particular, plantea un enfrentamiento de base entre un ellos y un nosotros no definidos. Indefinidos antes y después, porque su autor no considera que sea necesario definirlos; y el lector (o el oyente en el bar o en la parada del autobús) tampoco parece necesitar más explicaciones: todos sabemos a qué nos estamos refiriendo…

OK: todos sabemos. Ellos son los malos; nosotros, los buenos. Como en la mente de un niño… ¡Qué difícil hacerle entender a un niño de 10 años cada uno de los matices de comportamiento de los protagonistas de la película “En busca de Bobby Fisher“, haciéndole salir del esquema básico de “está siendo bueno”, “está siendo malo”! Pues eso: si nos esforzamos en transmitir a los niños que las personas estamos en evolución, que podemos cometer errores, que no podemos juzgar todo comportamiento humano exclusivamente en términos de bueno y malo, ¿cómo es posible que, en nuestras relaciones de adulto, caigamos en semejantes reduccionismos?

Seguimos con la frase en cuestión: “…y luego quieren [ELLOS] que vivamos [NOSOTROS] con 420 €?”.

Los malos, ellos, tienen una voluntad deliberada de lograr algo. “Quieren”. ¿Y qué quieren? Que los buenos, nosotros, logremos vivir con unos ingresos de 420 €, pagando facturas onerosas. Y quiénes son ellos, los malos: ¿los poderosos?, ¿los dueños de las empresas?, ¿los políticos?, ¿los directivos?, ¿los terratenientes?

Si el ellos es amorfo e indefinido, el nosotros resulta aún más chirriante: ¿cómo es posible que todos nos sintamos identificados con un nosotros aparentemente acotado en unos ingresos de 420 €? ¿Todos nosotros tenemos unos ingresos de 420 €, euro arriba, euro abajo? Más aún, ¿entendemos, al leer el post, que su autor tiene unos ingresos de 420 €? Posiblemente, no. Pero a nuestro “yo-nosotros”, a nuestro “sentimiento de responsabilidad social universalmente compartida”, no le importa. Todos sabemos qué está queriendo decir el autor…

Y así, entre suposiciones, presuposiciones, lugares comunes, subjetividades, comentarios intrascendentes como quien no quiere la cosa, etc., vamos construyendo pensamiento colectivo, generando un estado de opinión, una evolución cultural en toda regla. Y, como ciudadanos, la vivimos; no la analizamos.

La detección de estas evoluciones no es sencilla. Requiere extrañamiento: alejarse de nuestro yo colectivo, el yo de la cola de la carnicería, el yo implicado personalmente en un tema. Y requiere lectura atenta y analítica: uno no ve un “ellos” elidido o un “nosotros” implícito con la actitud de lector de foros.

En eso consiste la netnografía: en leer todo lo que se localice en espacios de conversación de Internet sobre nuestro objeto de investigación con distancia, acumulando información hasta llegar a construir datos significativos, y analizando estos datos hasta descubrir las claves del fenómeno que nos compete.

Leave a comment

Respondiendo a Judas
avatar

Jesus Christ Superstar (1973) es un musical en el que Andrew Lloyd Weber, compositor, y Tim Rice, letrista, parecen decirle al mundo: “Y después de nosotros, el diluvio”. ¡Qué genios! Aunque sobre gustos no hay nada escrito, por si algún despistado comparte los míos, os animo a empaparos de cada una de las piezas que lo componen.

Dicho esto, en una sorprendente reflexión final, Judas plantea esta cuestión a Jesús:

Why’d you choose such a backward time in such a strange land? 
If you’d come today you could have reached a whole nation. 
Israel in 4 BC had no mass communication

Podéis escucharlo en la impresionante voz de Carl Anderson, a partir del minuto 1:02:

Cada vez que escucho esta letra, pienso en sus connotaciones: ¿Qué significaba en los años ’70 “mass communication”? ¿Qué podía representar en la mente de los creadores de la letra la posibilidad de “alcanzar a toda una nación”?

En los ’70, mass communication se componía de tres elementos fundamentalmente: prensa, radio y televisión. Internet todavía estaba esperando a la World Wide Web, que no llegaría hasta 1991 de la mano de su creador, Tim Berners Lee, y aún tardaría algunos años en madurar y popularizarse.

Finalizado el siglo XX, tan bien representado (en algunas de sus esencias) en el musical, aterrizamos vertiginosamente en el XXI. Y la comunicación ya no es sólo de masas: es indirigible e indigerible. No hay forma de controlar la conversación y no hay forma de hacer una digestión pausada de los múltiples estímulos comunicacionales que recibimos.

Caos_internet

Derecho de autor: rulizgi / 123RF Foto de archivo
 

Este aparente caos constituye un instrumento eficaz para cualquier fin en que se inviertan suficientes recursos. ¿Qué se puede lograr con los recursos suficientes?

  • Ocultar información válida, veraz y fiable.
  • Propagar información falsa y tendenciosa.
  • Aplacar atisbos de reflexión.
  • Generar estados de opinión.
  • Distraer masivamente.
  • Movilizar hacia un determinado objetivo.

La lista no es exhaustiva (dejo a cada cual que la complete a partir de su propia experiencia), pero ayuda al propósito de este artículo: responder a Judas.

Querido Judas Iscariote: Jesús lanzó su mensaje en tu época para que el mensaje consiguiese llegar a alguien y perdurar en el tiempo. ¡Ay si se le hubiera ocurrido lanzar un twit con un “amaos los unos a los otros”! O “no tengáis miedo”, “Nadie está por encima de vosotros porque todos somos iguales”. Habría sido un auténtico fracaso. ¿Sabías que en nuestra época existen incluso personas pagadas para manipular y distraer? Te mando la foto que acompaña a un artículo que acabo de leer sobre este asunto. No sé si se trata de una foto de personas distrayéndose o de trabajadores a sueldo, pero te ayudará a hacerte una idea de cómo está el patio éste de la comunicación. Sirva de despedida.

propaganda china_ELC

 

Leave a comment

EDDIY Perú: Personas con discapacidad unidas
avatar

El pasado miércoles, 13 de abril, aterrizábamos en Lima al punto de la mañana. Comenzaba un maratón formativo que concluiría el domingo con esta estampa:

Foto de grupo al final del taller

La experiencia ha superado todas nuestras expectativas. 41 personas venidas de Huánuco, Junín y Lima han trabajado de firme para sacarle el máximo provecho a las horas que hemos pasado juntos. Y no sólo eso: se han establecido vínculos de confianza, hemos comprendido la enorme oportunidad que EDDIY Perú representa para todos y cada uno y para otras personas con discapacidad de Perú, y hemos arrancado socialmente el proyecto. Porque, sin las personas que lo van a protagonizar, el proyecto no es nada.

Personas y personas que han venido a Lima confiando en que el esfuerzo iba a merecer la pena; que podía mejorar sus vidas. Y creemos que todos nos hemos vuelto a casa con esa sensación: con el corazón lleno de esperanza y expectativas positivas. Queda mucho por hacer, pero sabemos que hay motivación para hacerlo.

¿Y qué hemos hecho en Lima?

Un taller de formación sobre el proyecto EDDIY, en su conjunto, y sobre el manejo de la plataforma dokuwiki que lo soporta, en particular.

El taller ha sido eminentemente práctico, buscando en cada momento que los participantes se sintiesen seguros de sí mismos y sin reservas a la hora de participar y preguntar.

Un momento del taller

¿Qué nos ha llamado poderosamente la atención?

La reunión de diferentes tipos de discapacidad en un mismo proyecto: discapacidad visual, discapacidad auditiva, discapacidad física… Para los que no estéis familiarizados con este mundillo, quizá este hecho no os resulte significativo. Pero según nuestra experiencia, es un hecho digno de reseñarse, dada la división que llevamos años percibiendo entre estos sectores en España.

Ha sido una maravilla ver practicar con dokuwiki a personas con discapacidad visual sin problema, haciendo preguntas sobre accesibilidad y aportando desde el primer momento soluciones a cuestiones de organización y ética en el trabajo colaborativo.

Ha sido una gran experiencia tener que fijarnos en no poner el micrófono delante de la boca porque, al fondo de la sala, alguna persona estaba leyendo los labios.

Y ha sido plenamente gratificante comprobar cómo una mujer con hemiplejia superaba las resistencias que tenían sus hijas a que viniera a Lima por puro empeño personal y cabezonería. Una mujer que nos aportó uno de tantos regalos del taller con su testimonio:

“Yo quiero que todas las personas en mi estado sepan que se pueden hacer cosas, que no tienen por qué quedarse encerradas en casa o pedir. Yo tejo con un solo palito. Yo quiero tender la mano para que me den a cambio de mi trabajo, no para mendigar.”

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Leave a comment