Breve apunte sobre canon AEDE y recuerdo previo
avatar

Julio 2014. El Canon AEDE ha sido aprobado el 22, martes, sin disponer de ninguna pista sobre el desarrollo de su reglamento. Entiendo que si seguís leyendo conocéis el tema, y como estoy en movilidad no voy a meter vínculos sobre lo que se conoce de dicho ataque a la ciudadanía española.

Tampoco los meto como ejemplo. Un post currado tiene que sostener sus afirmaciones con links, pero en el peor de los casos dichos links (y, no digamos, la cita a la que perdemos derecho por la irrenunciabilidad del canon) van a ser constitutivos de sanción económica, impuesto revolucionario o como lo queráis llamar.

Dicho impuesto lo va a cobrar CEDRO como gestor universal. Ya hay precedentes de la gestión de derechos por parte de dicha organización a autores que no lo deseaban explícitamente. Desde aquí hago un llamamiento a los compañeros académicos que siguen colaborando con esa organización privada a que se lo replanteen, viendo a dónde vamos.

Julio 2011. Hace 3 años, despacho de UCM. Un profesor que fue parlamentario en tiempos acabó la reunión indicando que “Internet necesita regulación, necesita control, y lo vamos a hacer”. Lo que interpreté como bravuconada de alguien que ha perdido el tren de la historia y cree en peligro sus privilegios era cierto en lo último, pero no en lo de bravuconada. Ahora es evidente lo que tenía en mente, aunque yo no lo podía sospechar.

Esto también es un ataque del pasado contra el futuro, de quienes viven de nosotros a quienes quieren construir el futuro económico del país.

Todo esto queda dicho en un blog de empresa, y no en mis blogs personales. ¿Por qué, si nuestras actividades no se ven literalmente afectadas? Pues porque indirectamente sí que se van a ver, como toda la España online. Porque es una indecencia insoportable convertir el derecho a cita en un canon. Porque a España, en su delicada situación, no se le pueden poner más palos en las ruedas de su maltrecho carro.

Porque para que España salga adelante necesitamos sumar, necesitamos que todos (empresas, AAPP, organizaciones) colaboren en reinventar la economía del país. España no admite una sola operación parasitaria más.

Mi esperanza es que sea una medida temporal. Que su desarrollo reglamentario choque con la legalidad precedente y sea derogado por el TC, tras unos años en los que se sangrará inmoralmente a los españoles. Pero no las tengo todas conmigo.

This entry was posted in Opinión, Uncategorized. Bookmark the permalink.